Efectivos de la Policía Nacional tuvieron una reacción desproporcionada contra los manifestantes en Tumilaca que protestan contra la minera Quellaveco y arrojaron bombas lacrimógenas a la población del sector El Molino para dispersar a algunos huelguistas que rechazaban su presencia.

Al parecer la falta de experiencia del oficial al mando del personal, ordenó que arrojen las bombas lacrimógenas en gran cantidad impactando en el interior de varias viviendas e incluso dentro de un colegio.

Este hecho provocó que los estudiantes, niños, hombres y mujeres que estaban en sus domicilios se vean afectados por el gas, generando el repudio de los ciudadanos que no tenían nada que ver con la huelga.

Un niño de 7 años de edad que esperaba a su madre para que lo recoja tras salir del colegio, se llevó un gran susto, debido a que la bomba lacrimógena cayó muy cerca donde se encontraba parado, huyendo desorientado. Luego lo encontraron en medio del llanto.

Luego de expresar su rechazo por la mala acción policial, los efectivos se retiraron hacia la zona donde estaba bloqueada la vía cerca del puente de Tumilaca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here