El delito de lavado de activos es un delito autónomo, es decir para su investigación, procesamiento y sanción no es necesario que las actividades criminales que produjeron los activos, hayan sido descubiertas, se encuentren sometidas a investigación, proceso judicial o hayan sido previamente objeto de prueba o condena.

Así lo afirmó, el fiscal adjunto superior, Jesús Hussein Aarón Rojas Hurtado, durante su ponencia en el taller denominado: “Lavado de activos, trazabilidad y estrategia procesal”; organizado por el Comando de Lucha contra los Delitos Aduaneros y la Piratería y que se llevó a cabo la tarde en la sede del Ministerio Público.

Agregó que básicamente hay un triple pilar indiciario o elementos incriminarlos como son, los incrementos inusuales o crecimientos injustificados de patrimonio, la inexistencia de negocios o actividades económicas y la constatación de algún vínculo o conexión con actividades delictivas.

La presentación del taller, estuvo a cargo del Presidente de la Junta de Fiscales Superiores de Moquegua, Washington David Cruz Cervantes, en su calidad también de presidente del Comando; del taller participaron los integrantes de las instituciones que forman parte del mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here