El alcalde de la Municipalidad Provincial de Mariscal Nieto (MPMN), Abraham Cárdenas Romero, informó que se tomó la decisión de enviar al procurador de la entidad edil junto al procurador del Gobierno Regional Moquegua a la comunidad de Pasto Grande para ver en qué situación se encuentra, tras el anuncio que autoridades de Puno llegarían a dicha zona.

En reciente reunión con el alcalde de Carumas, se acordó llevar a cabo una acción cívica en el lugar, para tener presencia en estos sectores, apoyarlos y fomentar las fronteras vivas.

“No solo debemos acordarnos cuando ocurre este tipo de problemas, sabiendo que existe la provocación por parte de los gobernantes de Puno. Vamos a ser bien claros, con nuestra presencia haremos respetar los límites que le corresponde por derecho a Moquegua”, expresó.

Cárdenas, sostuvo que el gobernador regional de Puno Walter Aduviri  tiene sus intereses personales al señalar que Pasto Grande pertenece a su región.

La autoridad edil, se mostró de acuerdo de llevar a cabo una consulta popular para que la población de la comunidad y de la frontera con Puno decidan a donde pertenecer.

ALCALDE Y GOBERNADOR REGIONAL SUMAN ESFUERZOS

En horas de la tarde de este miércoles, el alcalde provincial de Mariscal Nieto, Abraham Cárdenas Romero recibió en su despacho al gobernador regional de Moquegua, Zenón Cuevas Pare, con la finalidad de coordinar una acción cívica conjunta con las demás autoridades en beneficio de los poblados ubicados en la zona fronteriza con la región de Puno.

La fecha para el desarrollo de esta actividad está por definirse por parte del Gobierno Regional de Moquegua. Por lo pronto ambas autoridades reafirmaron su compromiso de velar por el bienestar y progreso de la población de toda la jurisdicción, en especial de las fronteras limítrofes con otras regiones.

Asimismo, la autoridad edil y el gobernador acordaron emitir un pronunciamiento en rechazo a la actitud provocadora mostrada por parte de las autoridades de Puno, quienes incursionaron ayer en territorio de Moquegua, lo cual no hace más que alterar la paz social de los poblados ubicados en la zona limítrofe.

El documento además dejaría en claro la posición marcada de las autoridades de Moquegua de exigir que se respete los límites fronterizos y exhortar a sus pares de Puno que no se repita este tipo de actos, en tanto se defina de manera legal y técnica la demarcación entre ambas regiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here