El alcalde provincial de Islay, Edgar Rivera Cervera anunció que el conocido balneario de La Aguadita será rediseñado a partir del próximo año con la idea de darle una mejor utilidad a los espacios pero manteniendo la forma del diseño original de las pozas de agua principalmente

“Queremos intervenir el próximo año La Aguadita (…) Hay que rediseñar resguardando la forma natural de las pozas para darle más utilidad a los espacios. Hay muchos desniveles. Las pozas se conservan porque son la esencia, el corazón de La Aguadita. Se harán mejoras en servicios alternos”

AHORA SE HACEN TRABAJOS DE MANTENIMIENTO

Estas declaraciones las dio a los medios locales en dicho balneario en donde se efectúan trabajos de mantenimiento rutinario como el pintado, interior y exterior, caminerías, servicios higiénicos, retiro y reemplazo del techo de policarbonato deteriorado de la poza de agua dulce, limpieza de las dos piscinas, reparación de estructuras y otros trabajos menores. El monto de estos trabajos oscila 50 mil soles.

LANZAMIENTO DEL VERANO

Se prevé la culminación de estos trabajos en los siguientes días, anunciando para el 10 de diciembre, aproximadamente el lanzamiento del verano en este lugar, en donde habrá exhibición de clavados y otras actividades relacionadas.

COSTOS SOCIALES

El alcalde indicó además que los costos de acceso al público en general a La Aguadita serán sociales.

El historiador mollendino Enrique Chávez describe La Aguadita

Topográficamente la población de Mollendo está encuadrada en un rectángulo, marginado por el norte con las lomas, al sur con el mar de Grau, al este con la quebrada de Mollendito (conocida como Yalú) que la separa de los barrios Inclán y Las Cruces y por el oeste con la caleta del Chungungo.

La Aguadita es una falla geológica donde existe afloramiento del agua fuertemente mineralizada que viene a constituir el manantial de La Aguadita.

Este lugar apacible tiene un surtidor abundante y varios manantiales que alimentan las piscinas y emergen casi en el lugar donde la quebrada viene a abrirse en el mar hallándose a muy poco nivel por encima de él.

Ya por los años veinte del siglo pasado, se propusieron construir cuartos para bañistas para la inmersión. Posteriormente se amplía esta estructura para la piscina grande con la finalidad de aprovechar las aguas, no solo las termales, sino las del mar, donde se llena de manera natural teniendo una bocana de ingreso de las aguas marinas.

Cada vez que las olas baten el muro donde dicho orificio esta perforado, el nivel de las aguas en esta piscina, en la cual también desagua la poza del manantial, nunca alcanza niveles superiores a los noventa centímetros.

La poza grande de La Aguadita, también es muy concurrida por los veraneantes y turistas, donde se realizan los ya tradicionales “clavados” tanto en la parte interna del recinto como la externa en el roquerío con la participación de jóvenes porteños del barrio de la calle Iquitos. Actos osados solo para valientes que arriesgan su vida por orgullo y coraje.

Después de todo no tenemos que envidiar a los clavadistas de Acapulco. Esta actividad arriesgada se realiza todos los años en especial en la temporada de verano, desde hace muchos años y es parte de la tradición mollendina.

A La Aguadita en términos turísticos se le denomina balneario, por la influencia de aguas termales, con fines curativos o también del turismo medicinal, por las propiedades químicas que la contienen y su temperatura de 26 grados.

Este balneario posee una mineralización mayor que los balnearios de Yura y Jesús en Arequipa, predominando los elementos clorurados-sódicos-potásicos, sobre todo la presencia del litio, de marcada acción terapéutica anti úrica, y la presencia de hierro, tiene asimismo su importancia.

Hoy en día, el balneario La Aguadita, ofrece una alternativa turística de recreación y salud a todos los visitantes que concurren a este establecimiento muy antiguo pero atractivo.

Este lugar de esparcimiento se encuentra al final de la calle Melgar, al igual que la calle Sebastián Luna y al inicio de la calle Iquitos, todas ellas en el centro de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here