Se llevó a cabo un importante taller de formación de facilitadores para todo lo que significa el Programa Familias Fuertes: Amor y Límites que organiza la Municipalidad Provincial de Islay y la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (DEVIDA).

El programa está orientado a mejorar la salud y el desarrollo de los niños y adolescentes entre 10 – 14 años de edad, para prevenir conductas de riesgo, a través de la promoción de la comunicación entre padres e hijos.

Las personas que vienen siendo capacitadas serán facilitadores para trabajar con familias, incidiendo en los padres y madres e hijos menores. Los días 15 y 16 de octubre se desarrollarán más talleres para trabajar de manera preventiva en el consumo de alcohol y drogas.

El objetivo, es que todo lo aprendido en el taller se pueda replicar en la ciudadanía en general o se pueda ir trabajando de manera segmentada en los sectores que representan y puedan incidir y llegar a las familias.

El sociólogo Arturo Otárola, quien arribó de la ciudad de Lima como parte del equipo de profesionales capacitados por DEVIDA en el programa de prevención de conductas de riesgo de nominado Familias Fuertes: Amor y Límites, indicó que el objetivo principal es fortalecer la comunicación de los padres y los hijos y el entorno familiar para prevenir conductas de riesgo, básicamente en adolescentes.

“Es un proceso bastante interesante y la metodología que venimos a impartir es básicamente para que las personas que están participando en la capacitación puedan obtener todo el proceso metodológico para que puedan implementar y puedan tener una buena familia beneficiaria”, explicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here