Corea del Norte acusó a Estados Unidos del fracaso de las consultas sobre el programa nuclear norcoreano entabladas este sábado en Estocolmo, tras meses de parálisis.

Era el primer intento de reanudar el diálogo entre los dos países después del fracaso de la cumbre de Hanói en febrero entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un.

«Las negociaciones no han satisfecho nuestras expectativas y finalmente fracasaron (…). El fracaso de estas negociaciones, que no desembocaron en progreso alguno, se debe únicamente a Estados Unidos que no ha renunciado a su acostumbrada actitud», declaró en Estocolmo, Kim Myong Gil, representante norcoreano.

«Estados Unidos alimentó las expectativas haciendo propuestas de enfoque flexible, con métodos nuevos y soluciones creativas. Pero nos ha decepcionado mucho y ha enfriado nuestro entusiasmo por dialogar al no traer nada a la mesa de negociaciones», añadió.

POSTURA DE EE.UU.

En una visita a Atenas, el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que su delegación acudió a Estocolmo «con varias ideas (…) para aplicar los compromisos» adquiridos por Trump y Kim Jong Un en Singapur en 2018.

Ya se celebraron en Estocolmo otras reuniones a este nivel sobre el desarme nuclear norcoreano en marzo de 2018 y enero de 2019. El gobierno estadounidense, que aún no ha reaccionado al fracaso de la cita en Estocolmo, quería retomar cuanto antes el diálogo con Corea del Norte.

COREA DEL NORTE LANZÓ MISIL

24 horas después, Corea del Norte lanzó un nuevo misil balístico mar-tierra, después de haber multiplicado los ensayos de misiles de corto alcance en estos últimos meses.

El jueves, la agencia oficial norcoreana explicó que este «nuevo tipo de misil balístico», presentado como un Pukguksong-3, fue lanzado desde un submarino «desde las aguas próximas a la bahía de Wonsan» y anunció una «nueva fase en la contención de la amenaza de las fuerzas exteriores».

El Pentágono estimó por su parte que este «misil balístico de corto a medio alcance» había sido lanzado desde una plataforma marina.

CONSEJO DE SEGURIDAD A PUERTA CERRADA

Este último ensayo es la provocación más fuerte de Pyongyang desde el inicio de la distensión con Estados Unidos en 2018. Washington reafirmó el jueves que estas pruebas «eran inútilmente provocadoras».

Francia, Reino Unido y Alemania pidieron por su parte una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU, que tendría que celebrarse a principios de semana, para mantener la presión sobre Pyongyang después de lo que ellos consideran una «violación grave» de las resoluciones de la ONU.

AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here