Dar la cara y escuchar. Digno de respeto

Por: Edgard Norberto “Beto” Lajo Paredes

4158

El día 23 de julio de 2019, en Cocachacra, epicentro de la protesta y rechazo al proyecto minero Tía María, estuvieron ahí el Arq. Raúl Alberto Molina Martínez, viceministro de Gobernanza Territorial, acompañado del empresario Edgar Augusto Rivera Cervera, alcalde del Concejo Municipal y Municipalidad Provincial de Islay–Mollendo; este hecho –lo confieso- gratamente me ha sorprendido.

COMPORTAMIENTO A DESTACAR

El encuentro del viceministro de Gobernanza Territorial y alcalde provincial, con los ciudadanos y ciudadanas de base, en plena huelga, es definitivamente, un acto de valentía. Y, el comportamiento sereno del pueblo, a pesar de la tensión del conflicto social, es admirable. Produciéndose un diálogo –ya no de arriba abajo-, en que el funcionario habla y los administrados escuchan, sino, de abajo arriba-, en la que el pueblo se expresa y el gobernante toma nota.

NO HUBO ABUCHEO

En la plaza San Francisco –convertida en Ágora Cívica y Popular- el representante de la Presidencia del Consejo de Ministros, escuchó a los pobladores opositores a Tía María, quienes fueron firmes y enérgicos en su posición. Abuchear, significa: “Dicho especialmente de un auditorio o de una muchedumbre: Sisear, reprobar con murmullos, ruidos o gritos” (Diccionario de la Lengua Española Real Academia Española, Edición preparada especialmente para el diario La República, vigésima segunda edición, tomo I, pág. 11). Sí hubo -comprensiblemente- expresiones de disconformidad con la licencia de construcción, la mesa de diálogo; eso señores de la prensa capitalina, no es abuchear.

LAS PALABRAS DEL VICEMINISTRO

“Hoy día tengo claro cuál es su posición. Les agradezco por haberla compartido conmigo y espero que nos volvamos a encontrar”, tuvo el tino de no aclararles nada, menos refutarles lo que expusieron; luego señaló: “Cuando he ido a lugares como Las Bambas o Loreto, siempre lo hago con la mano abierta, al igual que ahora”, hábilmente mencionó los conflictos en Apurímac y la selva, como diciéndoles, ahí también hemos estado, dialogado y superado desencuentros, lo mismo se puede hacer aquí en el valle de Tambo; acto seguido dijo: “Todos somos peruanos y debemos poder entendernos”, apeló al sentimiento patrio de formar una misma colectividad; reiteró “No importa las diferencias que tengamos. Tenemos que ser capaces de acercarnos”, subliminalmente, les hizo ver existir diferencias entre el gobierno y un sector de la población, respecto al proyecto minero, pero ello no debe alejarnos sino acercarnos; finalmente, profirió: “Somos plenamente conscientes que hay mucha desconfianza, pero no podemos seguir distanciados, hermanos”; arriesgando redujo el problema a “que hay mucha desconfianza” de los que se oponen a la inversión minera en el Valle de Tambo.

FALTA UN COMUNICADO DE LA ALCALDÍA PROVINCIAL

Es evidente que entre el viceministro y el alcalde, han conversado, antes y después del encuentro con la población movilizada; y de hecho han tocado los temas de: Tía María, la huelga, la mesa de diálogo, entre otros puntos referidos al asunto del conflicto; y, no sería nada raro, haberse tratado sobre propuestas, alternativas, datos y similares. Por lo que se hace imprescindible, que el alcalde dé un mensaje a la provincia o emita un comunicado, dando a conocer y transparentar aspectos relevantes de lo coordinado con el funcionario de Gobernanza Territorial. La provincia de Islay, merece saber, más aún, cuando en la Constitución Política del Perú, se consagra el derecho a la libertad de información, el mismo se traduce en el derecho del pueblo a ser informado; estando la autoridad, obligada a informar, de conformidad con la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here