Confesión de Barata en Curitiba; ‘Los Maiman de Alan García’

Barata recordó que Toledo le increpó en una ocasión: “¡Oiga Barata, paga carajo!” luego de un retraso en el desembolso de las coimas. Las cuotas de los sobornos a Toledo se depositaron tres o cuatro veces al año, de acuerdo con el testimonio del exjefe de Odebrecht en el Perú. El último desembolso fue en 2010.

4290
Los Maiman de Alan García.

POR: GUSTAVO GORRITI Y ROMINA MELLA (IDL REPORTEROS)

La intensa jornada de ayer (miércoles 24), segundo día de las declaraciones del ex jefe de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, aportó un conjunto de informaciones de gran importancia, que permiten precisar el escenario de los pagos ilícitos de Odebrecht en los gobiernos de García y de Toledo con un grado de exactitud hasta ahora no alcanzado. Esta es la edición final de IDL-R sobre ese testimonio.

Podemos pasar así del resumen analítico de ayer a una descripción razonada de la historia de sobornos en los gobiernos mencionados de acuerdo con el detallado testimonio de Jorge Barata, que abre un nuevo horizonte estratégico a la investigación mediante una declaración reveladora e inequívoca. Veamos porqué.

Al inicio del interrogatorio, el fiscal José Domingo Pérez, le recordó a Jorge Barata que no podía mentir. No fue una observación protocolar, pues de inmediato le preguntó sobre el incidente ocurrido el día anterior, con el abogado Erasmo Reyna, que describió IDL-R. Barata relató la conversación y su circunstancia que, horas después, derivó en escándalo cuando se propaló en Lima la grabación, hecha en forma oculta, de ese encuentro.

La primera pregunta de José Domingo Pérez marcó el contexto de las confesiones. ¿Usted fue amigo del expresidente Alan García? preguntó el fiscal:

Barata contestó que sí fueron amigos, que viajaron juntos varias veces, que se reunieron en diversas oportunidades en Palacio de Gobierno y en reuniones familiares en casa de Barata. De acuerdo con este, se conocieron en 2006, a través de Luis Alva Castro y su amistad fue haciéndose más estrecha conforme transcurrió el mandato de García. Barata indicó que luego de su aporte a la campaña presidencial de García, las puertas se le abrieron en Palacio de Gobierno. Tanto así que a los dos meses de asumir el cargo se reunió con Marcelo Odebrecht. Esa reunión fue coordinada por Nava. Lo ocurrido con García, según Barata, fue un ejemplo de cómo los aportes abrían las puertas.

Poco tiempo después, invitado a la casa de playa de Nava (a quien también conoció a través de Luis Alva Castro), Barata tuvo una inquietante sorpresa. Su anfitrión, Nava, le dijo que sabía que Odebrecht había pagado sobornos a Toledo.

¿Cómo lo supo Nava? Según refirió Barata, Nava le dijo que supo de los pagos de coimas a Toledo porque el propio Yosef Maiman le contó a Alan García la historia de esos pagos. Si esa información sorprende hoy, puede uno imaginar la inquietud de Barata.

Barata supo después, de boca del propio Alan García, que este conocía de los pagos de sobornos a Toledo. García le dijo a Barata que sabía que él había autorizado esos pagos.

Después de la reunión que tuvo con García, Luis Nava le pidió a Barata, según contó este una coima de $3 millones de dólares para garantizar la continuación sin problemas de los trabajos en IIRSA Sur, ayudar a Odebrecht a conquistar nuevos proyectos y tener distintas facilidades.

Luego de la primera inquietud Barata dijo, en la declaración de ayer, que recuperó la tranquilidad al ver que, pese a conocer el pago de sobornos a Toledo, García no había tomado ninguna represalia contra Odebrecht.

Barata aceptó el acuerdo sabiendo que Luis Nava no tenía ninguna capacidad de influenciar sin usar el nombre de Alan García. Como secretario del presidente Nava no tenía otra función ejecutiva que no fuera el servicio al Presidente.

Su análisis probó ser correcto. Hasta el momento de pagar a Nava, indicó Barata, Odebrecht tenía algunos problemas con la entonces ministra Verónica Zavala en los procesos vinculados con IIRSA Sur. Luego del pago, sintió un esfuerzo grande por hacer todo fácil y eficiente para la empresa. Incluso, refirió Barata, la ministra Zavala viajó en auto para supervisar la ejecución de las obras en IIRSA Sur.

Barata enfatizó que Nava solo podía hacerse escuchar con un ministro usando el nombre del Presidente.

Barata contó que los pagos ilegales a Luis Nava, a través de la Caja 2, se dieron entre 2007 y 2008. Que, al inicio, los pagos fueron hechos en cash. Barata le llevaba personalmente el dinero a Nava, en armadas de alrededor de 20 o 30 mil dólares. En algunas ocasiones, Barata fue hasta Palacio de Gobierno para entregarle el dinero a Nava. Aquellos pagos registrados como “no local” en las planillas del Sector de Operaciones, correspondieron a entregas de dinero en el lugar.

En determinado momento, Barata le dijo a Nava que los pagos debían de hacerse a través de transferencias bancarias, y ya no en efectivo. Fue entonces que Nava propuso a Atala como testaferro.

Según Barata, Luis Nava y Miguel Atala fueron los ‘Maiman’ de Alan García.

Barata confirmó que ‘Chalán’ fue el seudónimo [codinome, alias] de Luis Nava en los registros del Sector de Operaciones Estructuradas (SOE) de Odebrecht.

Barata reveló que José Antonio Nava Mendiola fue identificado como ‘Bandido’ por el SOE. Pero dijo además que este, Nava Mendiola supo del pago de sobornos a su padre, Luis Nava.

¿Por qué ‘Chalan’? Barata dice que le puso el alias porque Nava era “domador de caballos de paso” y a la vez era el que “cuida al caballo loco”, en referencia al expresidente Alan García

En cuanto a Miguel Atala, Barata ratificó que aquel actuó como testaferro de Luis Nava para que este pudiera recibir un millón 300 mil dólares en la cuenta que la empresa de gaveta panameña Ammarin Investment abrió en la Banca Privada de Andorra.

Dijo que, si bien los pagos ilegales a Nava estuvieron cargados al proyecto de IIRSA Sur, eso no significó que todos los pagos estuvieran vinculados a ese proyecto. Barata dijo que la razón por la que se cargó a IIRSA Sur fue porque en la cuenta de ese proyecto en el Sector de Operaciones Estructuradas había disponibilidad para hacer los pagos.

En cuanto al proyecto del Metro de Lima, Barata dijo que la compañía lo ejecutó a solicitud de García. Contó que García lo llamó y le preguntó: ¿cuánto costaría hacer esta obra en 18 meses? Al día siguiente de esta conversación, según Barata, ya se estaban emitiendo decretos de urgencia y otras normas para hacer viable el proyecto. Es en ese contexto que se acerca Jorge Cuba.

Según Barata, es hasta el año 2008 que Nava le pidió dinero. ¿Qué pasó cuando entró Cuba en escena? Dijo que cuando eso sucedió, llegó un momento en el que Nava ya no le solicitó nada. Cuba le dijo que él se encargaría de todo el proyecto del Metro de Lima.

Sobre Alejandro Toledo, Jorge Barata informó que Odebrecht no solo pagó los 27 millones de dólares hasta hoy revelados en sobornos a Toledo por la IIRSA Sur, sino 31 millones de dólares en total.

El exsuperintendente en Perú dijo que 27 millones de dólares en sobornos fueron pagados a Toledo a través de Maiman y otros 4 millones de dólares sin ese intermediario. Barata adelantó que los documentos que prueban el pago de esos 4 millones están en el paquete de 4 mil folios de registros del Sector de Operaciones Estructuradas que entregará a las autoridades peruanas.

Barata recordó que Toledo le increpó en una ocasión: “¡Oiga Barata, paga carajo!” luego de un retraso en el desembolso de las coimas. Las cuotas de los sobornos a Toledo se depositaron tres o cuatro veces al año, de acuerdo con el testimonio del exjefe de Odebrecht en el Perú. El último desembolso fue en 2010.

En 2011, Barata entregó 700 mil dólares de Caja 2 para la campaña presidencial de Toledo. Según el testigo, el dinero fue entregado en cash directamente a Toledo, en su casa, a través del propio Barata.

Finalmente, Barata confirmó que Odebrecht no sobornó sola, sino que lo hizo con la participación de sus consorciadas.

El miércoles 24, Barata no habló todo lo que sabe, pero sí mucho. En los días siguientes habrá nuevas revelaciones, luego que las actuales cambiaron decisivamente el escenario.

¿Qué le queda a los Nava, a los Atala y a otros acusados a partir de ahora? Probablemente pensar muy en serio y muy rápido en una colaboración eficaz antes de que un nuevo conjunto de evidencias la haga innecesaria para la Fiscalía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here