POR: JESÚS LIENDO BELTRAMÉ

Los puertos no pueden ser vistos como una unidad microeconómica aislada, un puerto está ubicado en una ciudad, que pertenece a una región que tiene potencialidades económicas, recursos, empresas y agentes económicos. El Directorio de la Empresa Nacional de Puertos ENAPU lo entendió así y decidió salir a competir con los puertos vecinos de Matarani y el norte de Chile, promocionando el Terminal Portuario de Ilo en importantes ferias comerciales en Bolivia, logrando captar el interés de los empresarios bolivianos para movilizar su carga de Importación inicialmente y dentro de muy poco la de Exportación por el puerto de Ilo. Los resultados se vienen dando, año a año los volúmenes de carga se vienen incrementando.

Lo hemos repetido muchas veces, el Terminal Portuario de Ilo tiene una estratégica y privilegiada ubicación geográfica en la costa sur oeste de América del Sur, que va acompañada de una importante infraestructura vial, que le permite conectividad nacional e internacional. Adicionalmente a ello, se implementaron tarifas especiales para la carga boliviana a través del convenio con la ASPB, la nueva Ley de Cabotaje, la nueva legislación de fortalecimiento de la Zona Especial de Desarrollo, las mejoras en infraestructura e equipamiento, la eficiencia en la atención a las naves, son sin duda herramientas fundamentales de competitividad del puerto.

Según información oficial publicada por la Empresa Portuaria Arica, el Terminal Portuario Arica – TPA entre enero y julio del presente año dejó de movilizar 186,858 TM menos en comparación al mismo periodo en el 2018 (carga que se trasladó al puerto de Ilo), entre enero y julio del 2019 el terminal había canalizado 1.228.371 toneladas de carga boliviana, la cifra contrasta con las 1.415.229 toneladas en el mismo periodo del 2018.

A partir del 05 de agosto pasado, cambiaron las condiciones para la carga boliviana que entran y salen por el puerto de Arica, puesto que se deben ajustar a la entrada en vigencia del Manual de Servicios y Tarifas del puerto. Según la Empresa Portuaria Arica, la aplicación del Manual de Servicios del Puerto, busca entre otras mejoras, agilizar el despacho de las cargas y promover el incentivo de la “tarifa cero”, siempre y cuando la Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia ASP-B las planifica previamente. Esto significa que desde esa fecha las cargas bolivianas de exportación tienen una gratuidad de 60 días, mientras que las de importación tienen almacenamiento sin costo por 365 días.  Cumplidos ambos plazos, a las cargas se les aplicará una tarifa de US $ 0.85 x TM por uso de muelle, cualquier carga que no sea identificada como boliviana deberá pagar entre US. 1.95 y US. 2.79, por el mismo servicio.

El objetivo de este cobro, es parte de la estrategia de competitividad que considera la Empresa Portuaria Arica, con el fin de que el Terminal Portuario pueda incrementar a más de 5.5 millones de toneladas, es decir a más del doble de lo que hoy se moviliza, para ello, estiman que la clave es que las cargas permanezcan el menor tiempo posible.

Antes del 5 de agosto, este nuevo tarifario se aplicaba a las cargas chilenas, a las de exportación boliviana y a las cargas peruanas. Al no existir un convenio tarifario vigente con ASP-B, ya que el último expiró en diciembre de 2013, la EPA decidió normalizar esta situación, aplicando el Manual a las cargas de importación de la agencia estatal boliviana, lo que permitirá que un 100 por ciento de las operaciones portuarias se rijan bajo un mismo instrumento.

Según la ASP-B se estaría vulnerando el Tratado de Paz y Amistad de 1904, que definió los límites entre ambos países y entregó la obligación a Chile de garantizar el libre tránsito por el puerto de Arica a las cargas de Bolivia.

Lo irónico es que la carga con origen o destino a Perú, que pasa por el Puerto de Arica se incrementó, el recinto pasó de mover 57.854 toneladas en 2018 a 86.583 toneladas en 2019, lo mismo ocurrió con las mercaderías con origen y destino en “otros países” que subieron de 9 toneladas a 34 toneladas. La importación marcó un leve descenso en los siete meses ya transcurridos. El complejo portuario ariqueño recibió 80.045 toneladas; es decir, 208 toneladas menos. Las exportaciones, por otro lado, también se contrajeron al acumular 88.141 toneladas en 2019 contra las 93.967 toneladas del año pasado. El transbordo se redujo de 264 toneladas a 103 toneladas. Lo mismo ocurrió con el cabotaje que, en 2018, acumuló 18.290 toneladas entre enero y julio, pero en 2019 solo sumó 15.115 toneladas y las taras mostraron una baja al registrarse 79.078 toneladas frente a las 85.276 toneladas del año anterior.

El mes pasado, exactamente el 06 de agosto se aprobó mediante Decreto Supremo el Reglamento de la Ley de Cabotaje, el mismo que ent38453o en vigencia al día siguiente de su publicación, por lo tanto, debemos promocionar con las empresas y agentes navieros la importancia para el puerto de Ilo de los beneficios de su aplicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here