Enfrentando al virus también con la bici

Por: Walter Ascona Calderón (Congresista por Moquegua)

A dos ruedas, despacio pero seguro, podemos llegar a nuestro destino si disponemos de una bicicleta. Si esto es así, en tiempos de pandemia como la que vivimos, tendremos mejores posibilidades de sobrevivir al virus y no morir en el intento. Evitaremos el contagio por el distanciamiento social -que no permite hoy el transporte masivo en las condiciones que conocemos: combis, cúster o colectivos- y nos convertiremos neutros en generación de gases de efecto invernadero.

Pero el escenario de la movilidad urbana requiere aún una transformación profunda. Necesitamos ciclovías debidamente señalizadas, un nuevo sistema de tránsito vehicular motorizado y no motorizado con conductores conscientes de sus obligaciones y derechos, respetuosos de la vida humana y animal, y dispuestos a sumarse al esfuerzo común para construir una ciudad sostenible.

Ilo tiene las características para convertirse en una de ellas, pero necesitamos crear las condiciones para esa transformación, a partir del consenso entre autoridades y ciudadanos, y una institucionalidad fuerte a la cabeza de cual debe y tiene que estar la Municipalidad Provincial. Supone también nuevas normas legales y una nueva política de transporte y tránsito urbano centrado en la persona y no en el automóvil, así como un sistema de seguridad vial con responsabilidades compartidas.

“Ilo, la ciudad que quiero ser”, la visión de futuro aún vigente  que el ex alcalde Julio Díaz Palacios lanzó e hicimos nuestra  en la década del 80, movilizó a esta pujante urbe y generó importantes transformaciones que permitieron una planificación y desarrollo urbano que favoreció la modernización de la ciudad. Las difíciles circunstancias que hoy atravesamos como consecuencia de la pandemia del coronavirus, constituyen una inmejorable oportunidad para darle a la bicicleta la oportunidad que merece por constituir una alternativa de transporte urbano con impacto ambiental igual a cero, y relevante para la vida y la salud de las personas.

La creación de ciclovías para Ilo puede iniciarse por ejemplo con la construcción de un gran circuito desde Ciudad Jardín hasta el  Varadero o Terminal Pesquero, pasando por Ciudad Nueva, Playa Boca del Río y el Malecón Costero. Una segunda gran ciclovía puede desarrollarse alrededor de Pampa Inalámbrica continuando el proyecto de la Av. Pedro Huillca,  generando un mayor dinamismo en las actividades comerciales post pandemia.

El Congreso de la República y la representación de Moquegua, puede contribuir con el marco legal, la gestión de recursos y la fiscalización  pertinente para que la nueva ley no se quede en el papel y  ayude a Ilo y a otras ciudades del sur del país a tener una modalidad de transporte seguro y limpio. Trabajemos juntos para ello.

La Prensa Regional:
Comenta

Esta web usa cookies.

Leer Más