El futuro comercio electrónico

La probable convivencia futura con el coronavirus y otras pandemias al parecer nos obligara a utilizar la tecnología digital para realizar las compras y ventas de productos y servicios. En nuestro país y localidad la idea puede resultar utópica y no aplicable dada la informalidad, uso desmedido del dinero en efectivo, los cobros excesivos del servicio digital y principalmente los bajos ingresos de la población en general.

Pero, el comercio electrónico en el ecosistema actual no nada nuevo en otros países, principalmente los desarrollados. Los que han viajado a otros países son testigos de que el uso de la tarjeta es normal a la hora de realizar los pagos, ello se da en los supermercados, al subir al transporte urbano, proveer de combustible al automóvil o alquilar una habitación en un hotel. Esa es la tendencia a pesar de que el Perú el comercio electrónico o industria ecommerce es pequeño, somos el sexto país de Latinoamérica con solo un 5% de esta modalidad.

Los consumidores peruanos preferimos utilizar el dinero efectivo o cash para casi todas las transacciones comerciales y sin embargo en los últimos años el ritmo de crecimiento se ha elevado significativamente y podría llegar en el 2024 a los 14,000 millones de dólares. Actualmente las cifras son modestas, el comercio electrónico es de 4 mil millones, 72.9% de esta parte se hacen por internet y tenemos 6 millones de compradores online y se cuenta con 31 millones de celulares con 77% con conexión a internet, sin embargo, el 6%% del comercio electrónico o ecommerce está concentrado en la capital de la república.

¿Cuáles son los principales medios de pago utilizados en el comercio electrónico? Primero es la tarjeta de crédito, siguen los cupones en efectivo, las tarjetas de débito, transferencias bancarias, billetes digitales y otros. Por supuesto que las tarjetas de créditos se llevan la delantera con 63%.

Las principales operaciones de compra – venta destacan los artículos y servicios de Moda y belleza 18%, Electrónica y tecnología 15%, Cuidado personal 22%, Muebles y electrodomésticos 23%, Juegos y hobbies 22%, Travel 7.9%, Música digital 12% y juegos de video 9. 6%. Y si en otros países el comercio digital es importante porque este no lo es en el nuestro.

Son varios factores: los altos intereses y comisiones de mantenimiento que se cobran los grupos financieros oligopólicos que existen y tiene carta libre para imponer sus reglas con el silencio cómplice del Estado. ¡Es el libre mercado! Si claro, pero cuando aparecen los grupos con alta concentración del capital el libre mercado es un cuento.

Segundo, los hackers que son delincuentes cibernéticos que ingresan a las cuentas y pican montos menores sin que el usuario se dé cuenta. De esta suerte las principales barreras para las compras en línea van desde la desconfianza con un nivel de 29, miedo a que la información de la tarjeta sea robada 15, la desconfianza en que la tienda sea real 1, miedo a que la orden no llegue 13, no poder ver el producto antes de adquirirlo 31, altos costos de envió antes de adquirirlo 15, mala compra 6, miedo a tener problemas en la devolución del producto 6, no indica la dirección 3 y necesitan ayuda del personal de ventas*.

Y, aun así, con todos estos inconvenientes, la tendencia es a que tarde o temprano se imponga. Para que ello ocurra es necesario que se cambien efectivamente las reglas, se tienen que asegurar la seguridad en el servicio, la democratización del crédito, mejores condiciones de vida y una verdadera economía de mercado ahora desfigurada por los oligopolios. ¡Y los pobres, los adultos mayores y los desempleados!!!

También deberán ser incluidos pues ya en la pandemia ya comenzaron teniendo cuentas, al final de cuentas las tarjetas también son una modalidad de dinero que convivirá con el dinero en efectivo. La información estadística señala que de los 31 millones de habitantes que somos, el 42% son usuarios de internet, el 13% compran en línea.

De otro lado el 41% posee teléfonos inteligentes, 35% computadoras personales y 4% poseen tablets. Estamos todavía en el comienzo pues los perfiles de los consumidores son tradicionalistas en 40% con un promedio de edad de 41 años, un ingreso mensual de 340 dólares y un tiempo promedio diario de 3 horas en el internet. Emergen los consumidores expertos 38%, el explorador 20%, el espectador 26%.

Si cuando se comenzó a usar los celulares ladrillo muchos no le vaticinaban futuro igual o parecido le está ocurriendo a la industrial digital, la estadística indica que son mas millones de usuarios que se incorporan a dicho modalidad de comercio (Cuadro 01) y que la primera mayoría la tienen los jóvenes de 25 a 34 años de edad con el 37% (Cuadro 02)**. Si esa será la tendencia a prepararse porque en tiempos de corona virus es una probable opción.

* Competitividad/Observatorio-Ecommerce-Perú

** Competitividad/Ereadiness Perú

Jorge Acosta Zeballos:
Comenta

Esta web usa cookies.

Leer Más